Skip to content

¿Los Gigantes invencibles serán derrotados por Blockchain?

POR FIN, LLEGA LA DEMOCRACIA.

 

El mundo de internet es un mundo lleno de dictadores. En este mundo virtual, hegemónicos y potentes “gobiernos” como Google, Facebook, Linkedin, Whatsapp, Twitter, Amazon, Alibaba, eBay, los bancos… dirigen nuestro día a día.

Aplicando sus políticas, términos y condiciones, adquieren todo el control sobre nosotros (usuarios, empresas, instituciones). Ingestan toda nuestra información y la tienen disponible solo para ellos (El que tiene la información, vence)

Sus decisiones nos afectan de forma global e inmediata impactando a todo el ecosistema on y off, porque aunque muchas veces no somos conscientes, todos nos regimos por sus normas.

Nuestros negocios y la economía dependen de ellos y una sola de sus decisiones pueden hacernos triunfar o llevarnos literalmente a la bancarrota.

Hace unos días Facebook anunció cambios en el News Feed y los anunciantes se echaron a temblar, porque este cambio afectará seriamente sus estrategias publicitarias y ahora deberán reinventarlas.

Estos dictadores no son tipos malos. Yo adoro Google y Linkedin, por supuesto: Hacen lo que saben hacer y lo hacen mejor que nadie. Ahora bien…

 

¿Qué sucederá cuando una tecnología como blockchain sea capaz de democratizar este mundo de dictadores?

LO QUE ES BUENO PARA LA MAYORÍA PREVALECE, por eso el mundo real está lleno de democracias. Dictadores y grandes reinos han sido derrotado de forma generalizada y eso es exactamente lo que sucederá en internet gracias a iniciativas como blockchain.

Imaginaos si todas las PyMES del mundo invirtiesen publicidad en un hipotético adwords descentralizado y pudieran acceder a toda la información (que ahora solo tiene Google), todos por igual, en las mismas condiciones. Imaginaos a los grandes anunciantes comprando en un ecosistema transparente donde no exista el fraude actual de 16.400 millones de dólares. Imaginaos que para todas las transacciones publicitarias basadas en blockchain, una red descentralizada, democrática, incorruptible se necesitará una moneda que tenga esas mismas características.

La primera manifestación real de este proceso de democratización se llama Bitcoin: una moneda que es de todos: cualquiera de nosotros puede emitirla (minando) y darle valor (especulando) y que empieza a competir con monedas “reales” emitidas por un estado. (¿Alguien confía realmente en que el dólar o el euro tengan un respaldo real en algo, o todos asumimos su valor siendo conscientes de que un billete es solo papel pintado?)

Es así como estamos asistiendo a un momento histórico que no tiene paradigmas. Como es normal, habrá una fuerte resistencia al cambio del Status Quo, habrá desinformación, se pinchará la burbuja del Bitcoin, nos meterán mucho miedo los actores que no quieren el cambio, pero finalmente se impondrá la democracia: LO QUE ES BUENO PARA LA MAYORÍA PREVALECE.

“La moneda pertenece a un dictador, la criptomoneda al pueblo. El dictador no quiere que el pueblo tenga su propia moneda y hará todo lo posible por impedirlo aplicando severas leyes y restricciones (no, no a los paraísos fiscales: a las criptomonedas…).

El pueblo buscará fórmulas para defenderse del dictador hasta que el dictador claudique y pierda todo su poder. En ese momento, cambiaremos de era.”

Be First to Comment

Deja un comentario